Páginas

miércoles, mayo 16, 2012

Paz

A  Raquel Mesa 


No quiero nada del mundo,
no quiero asirlo,
es para el viento, es para el sol,
para la noche,
para el mar.
Y cuando me encuentre en su orilla,
próximo al postrer paso,
mis manos
también soltarán al amor,
tierna mariposa de fuego
que atormenta dulcemente el corazón.

domingo, mayo 13, 2012

Susana

A Susana Escarabajal

La verdad desnuda, sin maldad, 
inocente y cruda,
como en la boca de los niños,
traes en tus palabras lacónicas,
que, a veces, hieren como un hierro afilado
y otras, con la misma audacia, sanan mi melancolía,
como el agua calma la sed.
La vida es amarga y dulce,
nos da y nos quita,
tiene la cara y la cruz de las monedas
y, aunque es inagotable fuente de felicidad,
 sabe llevarse, tramando traición,
como un toro de luto que embiste,
nuestros tesoros.
Tu cara de niña es la hacienda de mi corazón,
tus manos nerviosas, la fortuna de mi recuerdo,
tu risa fresca, un chorro de monedas de oro
que destella en mi alma.
Tu amistad es mi riqueza, Susana.
Mi voluntad ya es dueña de la vida,
el día amanece ahora sin doler,
las horas pasan oliendo a rosas,
el mundo es un jardín tranquilo y apacible;
venciste, hermosa amiga, a la bestia que me poseía,
delegación de la muerte,
cuando, con tu dulce presencia,
disipaste, maldición de la infancia,
 mi soledad.

miércoles, mayo 09, 2012

Tres Gracias




AGLAYE
(Susana)

Al fin, Aglaye,
hay un volcán de vida en mi pecho.
No inunda ya la inquietud mi espíritu, 
como a ratón huyendo, incesante,
ni la soledad lo atormenta con su perenne rutina.
El poderoso instinto del recelo al semejante
has arrancado, valerosa, de mi corazón,
que, ardiendo ahora de afecto y agradecimiento,
ve el reflejo, en la dulzura de tu rostro,
de la miel, la alegría, 
de la inmensa dicha que siempre traerá
la primera amiga.


EUFRÓSINE
(Isi)

Tu mirada, Eufrósine,
vigorosa como una espada 
que hiere de pura miel,
en el centro del pecho,
reflejo de todo lo noble y generoso,
el espectro de la corrupción 
aleja, cuando la contemplo, de mi alma,
que, libre de pretextos para el rencor y el odio,
busca la armonía y la ecuanimidad,
por igualarse con tan dulce rostro.


TALÍA
(Irene Comendador)

En tus facciones, Talía, 
tan luminosas como un día de primavera,
no hay resquicio alguno
para la sombra de una falsedad,
para la mueca de una bajeza,
para la rigidez de una maldad.
Libre y hermosa,
siempre estás amaneciendo,
y en los nacientes soles, 
que tus párpados enmarcan como nubes rosadas,
llevas la esperanza y la alegría
a los corazones que amas.

domingo, mayo 06, 2012

Inmortal



Cuando te lleguen estas voces,
escritas
con un poco de rencor,
¿seguirás negándote a amarme
y estaré dolido por tu rechazo?
¿Habré logrado conquistarte
o me embargará la congoja de estos momentos?
No sé
ni hay manera de llegarlo a saber
mientras ese día no llegue.
Y entonces, amada,
¿por qué creo
que mi amor es infinito?
Si hoy es frío y dolor,
mañana, calor
y al otro, no más que tibieza,
¿por qué estoy seguro
de que lo que siento por ti
se llama amor,
de que desde mi infancia, cuando lo he sentido,
aun sin conocerte,
por ti lo he sentido
y de que la Parca me encontrará
enamorado
pero no me traerá el olvido de ti?
¿Alguna noche has presentido 
en el bosque junto a un río
o mirando al cielo oscuro
que para ti no hay muerte?
Pues con esa misma claridad
he sabido yo que te amo
infinitamente.