Páginas

miércoles, mayo 02, 2012

Una espina, una lágrima, un ángel


Triste destino el de un loco,
condenado a ser propiedad
de su propia idiotez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario